• Ortiz Remacha

SUBESTIMAR AL ENEMIGO



Escribió Pearl S. Buck, primera mujer americana ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1938, que "De todos los peligros, el mayor es subestimar al enemigo". Eso significa ser candidato a perder por falta de estrategia además de entregarse a la vanidad y la soberbia.


Una cosa es tener un adversario o un rival, eso ocurre entre deportistas que después son amigos, una vez termina el encuentro. Lo peor es tener al enemigo en casa, que muchas veces pasa. O buscarse gratuitamente un enfrentamiento, lo que conlleva un riesgo notable para ambas partes y su entorno.


La tensión excesiva, el clima adverso, las dudas ante la toma de importantes decisiones, la defensa de lo conseguido durante un tiempo prolongado, provocan decisiones desde el temor o la incertidumbre.


En este sentido conviene recordar que el éxito proviene del método, del trabajo y del talento. Y que la persistencia es una excelente compañera para ello. Hay momentos en los que parece que todo ha terminado pero se trata del comienzo de un nuevo ciclo, o al contrario, del final de una etapa.


¿Dónde nos encontramos en este momento? No es fácil saberlo pero conviene interiorizar las situaciones personales y colectivas, no obcecarse en metas cortas y buscar el éxito del grupo.


Pero, sobre todo, recordemos lo que dijo la escritora, periodista, guionista, defensora de los derechos civiles y de la mujer, misionera y autora de La buena tierra: "De todos los peligros, el mayor es subestimar al enemigo".