• Ortiz Remacha

MANERAS DE COMPETIR



Mark Albion, teórico de negocios de los Estados Unidos, corredor de bienes raíces, emprendedor social y autor de literatura comercial basada en valores, escribió una frase formidable que me resisto a no expresar. Porque es tan sencilla como profunda y que seguro la guardarán en su memoria: “Un día me di cuenta de que el problema de competir en una carrera de ratas es que, aunque la ganes, seras una maldita rata”.

Tengo que reconocerles que me hizo meditar en un momento donde me encontraba en una situación de presión y abatimiento. Pero un pensamiento de estas características inclina a reconocer que, a veces, es mucho mejor que compitan como indignas ratas los que desean revolcarse en la basura de las cloacas o las cocinas. Solamente pensar en esa imagen me hizo buscar una mayor dignidad en cualquier proyecto por el que fuera a dejarme la piel. Y así continúo.

Esta reflexión no va para nadie en particular pero sí para un tipo de personas en general que seguramente nos cruzamos en nuestra vida, compartimos viaje o nos complican la existencia con su actitud de roedores miomorfos, que además de comerse lo que pillan, contaminan con sus heces y orinas los almacenes, las calles y las casas que ocupan.

En definitiva, una plaga que trasladada a la vida actual parece que se está propagando porque apetece mucho mandar, trabajar lo menos posible, que la culpa sea de los demás y servir al dueño que te paga.

Sin entender que los primeros en ser exterminados serán ellos cuando haya una purga o no sirvan para el objetivo propuesto.