• Ortiz Remacha

LOS REYES MAGOS



Tengo que reconocer que soy poco dado a festividades como la de Navidad, nunca he disfrutado por diferentes circunstancias de ella aunque la noche de Reyes siempre ha sido especial; por lo que expresas con lo que regalas y por las sorpresas que, a veces, son de agradecer.


En este caso la celebración de esta epifanía no es trascendente para el Real Zaragoza. Sumido en la batalla por quién tomará el mando tras una supuesta venta, los beneficios por la construcción de un nuevo estadio, el dinero del bautismo publicitario del escenario y una supuesta vuelta a Primera División, el club está cada vez más solo y con miles de aficionados heridos en su amor propio y cansados de tanto luchar.


Los intereses empresariales, políticos y mediáticos en la difusión de las noticias, el escaso valor de la opinión de referentes veteranos, la falta de un foro periodístico donde encuentren sus respuestas los miembros de una sociedad sobrepasada por la tecnología, están acabando también con los comunicadores.


Las fuentes se ciegan, las filtraciones se abren como aperturas de pantanos llenos, es imposible hablar con nadie para contrastar aquello con lo que te encuentras y se polariza la opinión.


Estamos en un mundo encrespado, egoísta, enfermo, sin entrega y sin las emociones básicas que nos hacen diferentes y seres humanos con valores.


Deseo que los Reyes Magos, o quien sea, les traiga la capacidad de trabajar por un futuro colectivo mejor y tengan la ocasión de disfrutar unos minutos pensando en aquellos que aman.

Ortiz Remacha TV