• Ortiz Remacha

LA RENOVACIÓN DE LOS ABONOS



Espero que con la llegada de septiembre se encienda la chispa en cierto sector de la afición del Real Zaragoza. Algunas peñas van a quedarse a la expectativa de lo que ocurra a lo largo de la temporada para reactivarse porque la situación es complicada, incluso podrían llegar a desaparecer.


De todas formas me preocupa que se produzca cierto enfrentamiento entre abonados que continúan su vinculación con el club con otros que no van a renovar. En mi círculo más cercano se producen estas dos tendencias, quienes no quieren sacarle las castañas del fuego económicamente a los actuales propietarios y aquellos que, por nostalgia o ilusión, siguen pagando el abono.


No me parecería justo que el silencio, la oscuridad y la falta de sentimientos de los actuales dueños con la afición provocasen este cisma. Es lo que le faltaría además a los seguidores del Real Zaragoza, enfrentarse entre ellos a una dramática situación provocada por el interés de quienes se aferran a su calificativo de salvadores tras el mandato de Agapito Iglesias.


Sería el principio del fin y tan doloroso como inmoral para una afición histórica y que ha conseguido, pese a todo, mantener un alto nivel de moral en un club que ha sufrido más de una década de sufrimiento y abandono.


Cada persona es muy libre, por supuesto, de tomar cualquiera de las dos decisiones. Pero que ello no signifique crear un campo de batalla donde se utilice la historia, el presente y el futuro de un símbolo ahora derribado.

Ortiz Remacha TV