• Ortiz Remacha

LA PROPIEDAD, SEÑALADA



Me parece, tengo la impresión, creo sinceramente, que la afición del Real Zaragoza está más descontenta y se fía menos del actual consejo de administración que del técnico y la plantilla. Al margen de Torrecilla que se alinea junto al director general, Luis Carlos Cuartero.


Ayer en la encuesta propuesta por La Jornada de Aragón TV en torno a las tres cuartas parte de los participantes así lo manifestaron, de la misma manera que en la de El Periódico de Aragón o en las reacciones que mis artículos y comentarios provocan en las redes sociales. Lo más próximo fue la crónica en mi canal de YouTube el domingo por la noche con la mayor cantidad de visualizaciones de esta temporada y los comentarios de los seguidores de la cuenta. En una intervención donde fui especialmente crítico con los consejeros que llevan el timón de este barco a la deriva.


Me da también la sensación de que algunos compañeros, hasta ahora con paso indeciso o lento sobre la culpabilidad de este fracaso, se han animado a la hora de exponer sus impresiones ante el empeoramiento de la salud del Real Zaragoza.


No sé si es porque dentro del club existe ya una clara división y van a ir cada uno en una dirección o porque su silencio o mirada a otro lado resultaba difícil de explicar. Allá cada uno con su forma de ver las cosas o de asumir las directrices de la superioridad, todos tenemos derecho al beneficio de la duda o a los compromisos asumidos.


En cualquier caso ya no hay vacilación posible; al margen de lo que pase en el Plantío, habrá que tomar decisiones sobre la gestión, organización y futuro que se encuentra sometido a una implosión peligrosa de cara a la propia supervivencia del Real Zaragoza.