• Ortiz Remacha

LA HISTORIA INTERMINABLE



Algo tenía que hacer la propiedad para intentar frenar la escalada de la protesta zaragocista de mañana. Después de semanas de silencio, desde la última junta general de accionistas, emerge un comunicado sorpresa sobre la inminente venta del club a un grupo inversor norteamericano.


Al parecer todos están de acuerdo en la operación pero no queda claro si solamente se marchará César Alierta y permanecerán los Yarza, Forcén e incluso el propio Sáinz de Varanda. Y Christian Lapetra, Luis Carlos Cuartero y otros empleados de confianza de los diferentes grupos y familias.


¿Ese grupo inversor tendrá cara y ojos? ¿Se rodeará de profesionales que sepan rentabilizar un club de fútbol ascendiendo de categoría? ¿Sabrán recuperar la confianza de los aficionados?


¿O solamente invertirán para que sigan los mismos?


Porque la construcción del estadio está también detrás de una gran operación económica si tenemos en cuenta dónde se puede levantar el escenario que sustituya la Romareda. ¿De quién será el terreno? ¿Qué constructores estarán en el desarrollo del proyecto? ¿Qué entidad bancaria financiará las obras?


Y mientras tanto al bendito de Canario, de un día para otro, le expresan su homenaje en la Romareda antes del comienzo del partido. No me parece correcto, es mi sincera opinión, que se utilice a uno de los jugadores históricos del Real Zaragoza para detener la reacción adversa de la afición en estos momentos tan oscuros, adversos, insoportables y difíciles para uno de los valores intangibles de la capital aragonesa.