• Ortiz Remacha

HAN PASADO DE PUNTILLAS



No me extraña que se haya pasado de puntillas, como decía al principio, con respecto al comunicado del Real Zaragoza sobre la venta de la propiedad. Además de haber asumido hace ya algunas semanas este episodio del club, el cansancio y el aburrimiento se dejan notar en el entorno de la entidad, parapetada en mostrar sus grandes logros y en evitar las explicaciones sobre la difícil realidad.


Se trata de una técnica de comunicación basada en dejar pasar el tiempo, ofrecer una extensa información de asuntos sin trascendencia, de entrevistas sin alternativa periodística, que termina en dos objetivos: por un lado, hacer que los medios asuman que tienen que trabajar menos porque la información fluye como un “copia y pega” y, por otro, cortar el cordón umbilical con los destinatarios de ese producto para que no tengan demasiado interés en el fondo. Y, en este caso, esperar solo las victorias que alimenten sus ilusiones y expectativas, si es que llegan. Si no, ya pensarán en algo para desviar la atención.


Después de analizar el comunicado de ayer, de buscar lo escondido entre líneas, extraje la conclusión que el mensaje es el siguiente: si destacan que en siete años han reducido a la mitad la deuda es posible que en otros siete hayan terminado con ella. Por eso es mejor seguir de esta manera y, si se consigue el ascenso por casualidad, ni te cuento.


Esta táctica de conservación casi embalsamatoria solamente tiene un peligro: que se muera en el intento y que el club pierda masa social y también, por efecto de la casualidad, pueda terminar descendiendo de categoría.