• Ortiz Remacha

GRACIAS, PAU



He escuchado la despedida de Pau Gasol como jugador de baloncesto. Se trata, para mí, del mejor deportista español de todos los tiempos junto a Rafa Nadal. Ambos sido capaces de superar las dificultades, las adversidades y hasta el propio éxito. De trasladar a millones de personas su forma de ser, de evolucionar y de compartir sus valores con los demás.


Siento que deje las pistas Gasol por lo que ha significado, porque es cerrar una etapa muy extensa de la vida de muchos de nosotros, porque con él comenzó el deporte español a tener referentes fuera de nuestro país de manera espectacular y porque seguirá desarrollando actividades vinculadas con la infancia y las personas más desfavorecidas a través de su Fundación y de organizaciones mundiales.


El deporte también ofrece muchas posibilidades para compartir con la gente y de estar por encima de rivalidades y enfrentamientos. Serio, responsable, líder, amigo y competidor. Ha sabido superar graves lesiones, de afrontar su final con ilusión, con respeto, y de saber despedirse ante el mundo cara a cara, con humildad.


De la misma forma que soy capaz de adornar con la dulce crueldad que emana de mis muchos años en esta profesión y de enrojecer las mejillas de quienes no hacen bien las cosas por orgullo, soberbia y vanidad, disfruto también hablando con gratitud de una persona que ya ha pasado a la historia y con la única cercanía entre él y yo de la admiración y el aprecio. Cualidades que siempre ha sabido crear en su enorme y formidable entorno.


Gracias, Pau.

Ortiz Remacha TV