• Ortiz Remacha

ES DOLOROSO MIRAR SOLAMENTE ATRÁS



Estoy orgulloso de la colección permanente de objetos, recuerdos, sonidos, imágenes, detalles y curiosidades de tantas cosas hechas durante todos estos años.


Ayer mismo le estaba echando un vistazo a las paredes completamente llenas de casi cincuenta años de recorrido, con acreditaciones de partidos, finales, fotografías, presentaciones, carteles, además de estanterías con centenares de aparatos vinculados a la radio y tres estudios diferentes de radio y TV para producir los programas de "Tiempo Extra" y mis apariciones en YouTube y las redes sociales.


Pero eché en falta algo, nada más y nada menos que el presente. De los últimos años apenas hay nada. Porque nada ha merecido realmente la pena para guardar y mostrar. Excepto la exposición del pasado mes de mayo de los “Cien años de radio” que compartí con muchos de nuestros oyentes en el Centro Joaquín Roncal sobre un siglo de radio que abarcamos juntos y por separado mi padre y yo. Que es ordenar una serie de acontecimientos donde apenas había nada reciente.


Y eso me apena porque los grandes despliegues de finales de Copa, los desplazamientos por el continente, los programas cara al público, los llamados “operativos sin precedente”, los maratones de radio, las colaboraciones en televisión, están registradas en el museo personal.


Para hacer todo esto con audiencias formidables es imprescindible contar cosas interesantes que pasen porque nosotros solamente reflejamos los hechos y los interpretamos de la mejor forma posible.


Por eso me alegro de compartir estos minutos de lunes a viernes con los oyentes y este hueco en un blog para seguir uniendo nuestras vidas aunque las metas deportivas proyectadas sean no caer en el abismo.