• Ortiz Remacha

EL PELIGRO ES EL MEDIOCRE



He leído esta tarde en twitter una reflexión del psicólogo Virginio Gallardo que comparto absolutamente y que ya he dejado caer, con otras palabras, en estos comentarios desde hace ya algunos años porque me gusta apelar a personas inteligentes para expresar lo que siento. La frase es tan sencilla como contundente: “El mayor enemigo del innovador y del talento es un mediocre con poder que quiere ocultar su incompetencia”.


Como les he dicho en varias ocasiones son aquellas personas que no dan más de sí en su inteligencia emocional y se sienten atacados por personas con más capacidad de trabajo, sistema y genialidad. Que a su vez son protegidos por quienes detentan el poder; a éstos no les interesa que nadie sobresalga en un colectivo que debe permanecer estable aunque ello signifique su caducidad.


Este problema no es de ahora sino que se gestó como la humanidad, en el principio de los tiempos. Ya dijo Séneca que “Una persona inteligente se repone pronto de un fracaso. Un mediocre jamás se recupera de un éxito.”


Y Stendhal que “No existe nada que odien más los mediocres que la superioridad de talento: ésta es, en nuestros días, la verdadera fuente del odio.”


Por último, Óscar Wilde escribió que “Cada acierto nos trae un enemigo. Para ser popular hay que ser mediocre.”


Aplíquenlo ustedes a sus círculos laborales, de familia o echen un vistazo al deporte como negocio y a la política y tendrán una clara visión de la plaga de mediocridad que estamos soportando.


Seguro que se les ocurren algunos nombres. Y además, estas personas lo saben. Son mediocres pero no tontos.

Ortiz Remacha TV