• Ortiz Remacha

EL GOL Y LA VICTORIA



Una victoria supone un punto de inflexión positivo cuando las cosas están revueltas. Y eso que no comenzó bien el partido en Santo Domingo y Juan Ignacio Martínez tuvo que cambiar algunos elementos para conseguir las modificaciones necesarias.


Estamos al comienzo de la temporada y ya que las semanas de preparación previa con el mercado de fichajes abierto hasta el 31 de agosto apenas sirven para nada, hay que centrarse en el objetivo de darle más solidez al equipo y descorchar la botella de los goles.


Está claro que la falta de Francés y Francho ha perjudicado las dos últimas jornadas al equipo. De esto ya no se ha vuelto a hablar, y los conatos de comunicados de la propiedad y de los aspirantes a la mayoría del club movieron las hojas de los árboles antes de la marcha a Santo Domingo.


Es positivo que Alberto Zapater siga aportando la fuerza, el liderazgo y también el talento a balón parado. Y que Eguaras saque lo que mejor de sí mismo. Como también que Vada haya caído de pie y que Nano Mesa se haya incorporado con intensidad al ataque.


Narváez sigue como uno de los más brillantes del equipo: dos enormes remates ayer no fueron gol por la actuación del meta alfarero. Consiste en mantener al colombiano en el área adversaria para aprovechar su talento, tanto en el gol como en la asistencia.


Y esperar a ver qué pasa, qué dicen los actores de esta comedia de situación que ha desgastado a la afición zaragocista en la última semana y que no puede ni expresar con orgullo el primer triunfo de la temporada.


Existe demasiada preocupación, desencanto, desconfianza y recelo para ello. Nueve temporadas, que se dice pronto, con aproximaciones al éxito y a la desaparición combinadas y demasiados proyectos fracasados.