• Ortiz Remacha

DEMASIADAS SOMBRAS



Hoy es 4 de octubre, San Francisco de Asís. Mi santo, aunque no lo celebre. Tampoco en los últimos años he festejado el aniversario de mi nacimiento ni motivos para ello. Pero me gustaría recordar dos frases atribuidas a este importante personaje del cristianismo que dejó su fortuna y su amor para vivir en la pobreza.


La primera es la siguiente: “Comienza haciendo lo necesario; luego haz lo posible y, de repente, estarás haciendo lo imposible”. Es una forma de ver las cosas con lógica y sentido práctico porque no hay nada peor que intentar solucionar siempre los problemas a la heroica después de haber desperdiciado tiempo, dinero y la ilusión de los aficionados en el caso del Real Zaragoza.


El sábado en la Romareda ni hubo ni sensaciones, ni disparos a puerta, ni goles. Hay quien destaca que tampoco se recibieron. Menos mal, el que no se consuela es porque no quiere. Y para seguir al margen del fracaso que algunos no aceptan y me refiero en especial a la propiedad.


La segunda frase tiene su origen en el mundo oriental pero adaptada al Santo italiano que vivió a caballo de los siglos XII y XIII gozando de una gran popularidad entre los fieles en los últimos años de su vida: “Un rayo de sol es suficiente para ahuyentar a las sombras”.


Todos los días amanece aunque no se vea la luz pero su presencia, aunque sea escasa, termina venciendo la oscuridad. Como la verdad a la mentira o la certeza a las dudas y a los interrogantes.


Supongo que San Francisco de Asís no aprobaría, si levantara la cabeza, lo que sucede en el fútbol español y más en concreto en los últimos años del Real Zaragoza. Peo tampoco creo que le importase.