• Ortiz Remacha

¿CAMINO O PRECIPICIO?



Van cerrándose las altas y las bajas filtradas por el Real Zaragoza para cuadrar el presupuesto, pagar a los empleados y acudir a sus necesarios compromisos económicos. Veremos cómo se desarrollan los acontecimientos en estos días y después del encuentro del sábado en la Romareda.


Con una tensión emergente en la sociedad zaragocista donde se buscan posibilidades de amortiguar la respuesta crítica de los seguidores blanquillos por parte de la propiedad.


Ganar sería una manera de suavizar el desarrollo del encuentro en el estadio municipal porque una victoria siempre es importante y, además, ante un adversario que es el segundo clasificado en la tabla. Pero no es suficiente ni tampoco existe seguridad alguna con las bajas por lesión, sanción y Covid-19. Incluso por el estado de ánimo de algunos jugadores que están en la parrilla de salida para abandonar el club y que no tiene pinta que puedan jugar el partido de su vida el sábado.


Es increíble el nivel de silencio que envuelve a la propiedad y a sus empleados mejor pagados. Ni un suspiro, ni una palabra, ni una sola reacción. O lo tienen todo muy pactado o no les importa en absoluto el futuro del Real Zaragoza porque disponen de alguna solución que no les suponga pérdidas en su inversión.


Todo consiste en esperar, es la única manera de saber qué camino toma el Real Zaragoza o si solamente le espera el precipicio.