• Ortiz Remacha

CAMALEÓNICOS



El nivel de camuflaje de los empleados cualificados del Real Zaragoza y sus consejeros activos es realmente extraordinario. Desaparecen del escenario a la vista del público pero están ahí, en primera línea sin perderse ni uno de los movimientos económicos que puedan favorecer continuar en la propiedad.


Llueva, nieve, truene o el viento rasque el valle del Ebro, se mantienen sin decir nada y ocultos ante los vaivenes del equipo. Ya ni Torrecilla es necesario a la hora de calmar a la afición porque Juan Ignacio Martínez se basta y se sobra como predicador ante la parroquia zaragocista.


Y si no, surgen futbolistas como Francho o Francés que exhiben su potencial futbolístico al mismo tiempo que su calidad humana aún cuando no sean tratados económicamente como algunos otros elementos de la plantilla.


Viajar al estadio de los Juegos del Mediterráneo no va a ser fácil por mucho que los blanquillos jueguen mejor contra adversarios de mayor calidad y mejor plantilla. Volvemos a los vaivenes propios de la Liga pero en una situación en la tabla que no conduce al estrés o al nerviosismo.


Con suerte será otro año más en Segunda, con la afición tranquila al no sufrir por evitar el descenso, la historia de la Romareda despistando a los aficionados y el décimo proyecto de Segunda División consecutivo.


Amortiguar sensaciones, sentimientos, hacer menos visible la burbuja y contentar con menos a la gente para acostumbrarla a que sea un mero figurante en esta película con innumerables secuelas.

Ortiz Remacha TV