• Ortiz Remacha

AGOTAMIENTO PSICOLÓGICO



Estamos saliendo del verano, estación que aún disfrutamos pese a la vuelta de los más pequeños al curso escolar, y ya nos plantamos en la cercanía de las fechas antaño disfrutadas como del Pilar. El consumo de un tiempo donde van a disputarse varias jornadas de Liga que, seguramente, dejarán por arriba y por abajo algunos candidatos a la cabeza y a la cola de cara a la apertura del mercado de invierno.


Solo de pensar en lo que se nos viene encima el cansancio se agolpa en mis espaldas y en las extremidades de mi agotado cuerpo, después de varios años contando a la buena gente las cosas que pasan que no son especialmente espectaculares ni ilusionantes.


De vez en cuando ocurren chispazos positivos, como que Francés marcara un gol con la selección española sub 21, que se remonte un partido como el de Santo Domingo o que se espere tener un sistema de juego y un once titular para acudir a Fuenlabrada con posibilidades de éxito.


Se define el agotamiento psicológico como un estado de extremo cansancio mental y emocional que, por lo general, suele ir acompañado de la sensación de falta de fuerza física. Con frecuencia se suele experimentar como una especie de inercia física y mental en la persona, pero en colectivos puede expresarse esa misma sensación perjudicando a determinados grupos sociales.


Esto es lo que pasa, en mi opinión, en un amplio sector de la afición del Real Zaragoza. Y de ese agotamiento no se sale en una temporada, con tres fichajes o un par de buenos marcadores. Hace falta un proyecto, confianza y metas que puedan alcanzarse en un clima de de certidumbre y seguridad.

Ortiz Remacha TV